sábado, 10 de enero de 2009

El maravilloso mundo en que vivimos

Últimamente estoy más concienciada de lo que nunca he estado del maravilloso mundo en el que vivimos. Cuando volvía hoy a casa mi mp3 ha escogido la canción de Inés, de Boikot, para que la escuchara, y da la casualidad de que en Youtube hay un vídeo con muy buenas imágenes, reales, de ese maravilloso mundo. Además, la letra de la canción, hace pensar. Fragmentos como "El mundo que vives es irracional, nada les importa y es muy tarde ya para cambiar" o "Un día llegará mi oportunidad, trabajo por un mundo que tengo que cambiar, lucho por la paz y la libertad"...
Sé que yo sola no puedo cambiar el mundo, soy idealista pero también realista, pero creo que puedo despertar alguna conciencia dormida... Quizás uniéndonos consigamos algo, ya sabeis: "Seamos realistas, pidamos lo imposible para conseguir algo". Mientras tanto, en África un niño muere cada 30 segundos por algo que podría prevenirse, los israelíes siguen bombardeando Gaza y aniquilando a la población civil, y todas las injusticias que ocurren en el mundo cada día ante nuestra pasividad.
Os dejo el vídeo con las fotos y la canción. Escuchadla detenidamente, su letra vale la pena.

4 comentarios:

David Cano dijo...

Hay que despertar conciencias!!

OutSpoken dijo...

hagamoslo!!!

Cris dijo...

Hola! el viernes veíamos Diamantes de sangre, y veíamos asombrados una guerra más que se produce para conseguir materias primas para el primer mundo (diamantes, petróleo, cobalto...). Y como en ella se utilizaban niños soldados; ¿Cómo alguien le puede quitar la infancia así a un niño??? Y luego nominan a Bush para el novel de la paz. Necesito que alguien me explique el mundo en el que vivimos en el que unos se enriquecen a manos de destruir a otros.

Espero que juntos consigamos otro mundo, más justo y más humano.

P.D) que bien refleja este mundo la canción.
Bicos e apertas

Miguel dijo...

Los políticos tienen demasiados intereses de por medio para que intenten solucionar las cosas. Eso tiene que salir de los de abajo, el problema es que nos hemos acomodado.

Nos vemos