viernes, 2 de enero de 2009

La cruda realidad

Lo diré en pocas palabras: mientras algunos gastan 500-600 euros en cenas en hoteles a los que no pienso hacer publicidad (ya les hicieron bastante en las noticias de TVE1 del 31 de diciembre), muchos tienen que rebuscar en los contenedores de basura cercanos a los supermercados, donde encuentran comida en buenas condiciones, ahí sólo porque sus envases no están perfectos. Hay un contenedor por el que, un tercio de las veces que paso por delante, veo a gente buscando algo que llevarse a la boca.

4 comentarios:

swaze dijo...

En realidad la comida que acaba en los contenedores, en el 90% de los casos es porque el vencimiento de su fecha de caducidad está demasiado proximo a vencerse o ya ha sido superado; aunque eso si la comida en la mayoría de los casos sigue estando en perfectas condiciones, simplemente se tira como medida de precaución.

Lo idela sería donarla a organismos que pudiesen repartirla pero el problema es que si posteriormente alguien se ve indispuesto debido a haber ingerido dicha comida, los cauces legales pondran a esa empresa en la tesitura de aflojar miles de euros como compensación.

Por eso muchas mepresas no solo tiran la comida sino que sus empleados tienen orden estricta de romper los envases pars evitar problemas.

David Cano dijo...

Yo he trabajado en un supermercado y toda la comida que se tira, no es porque este caduca, es porque la caja esta rota o manchada.

Saludos.

OutSpoken dijo...

Eso me lo creo más, lo he visto en los carteles: "ayer tiramos x euros". Por otra parte, el otro día ví, en otro hipermercado, una pizza que llevaba días caducada.
Pero lo que me llama la atención es que se dice que hay que acabar con el hambre, pero se tiran cantidades ingentes de comida sólo porque el envase esté sucio, y mucha gente tiene que recurrir a rebuscar en contenedores para poder saciar su hambre, mientras otros gastamos y gastamos (y me incluyo, aunque ahora mismo no debería porque estoy más pobre que las ratas).
Pero la mayoría de la gente no se molesta en preocuparse cómo viven los demás. Yo, quizás no debería, porque no puedo hacer apenas nada por solucionarlo, pero la realidad es que sufro viendo cómo está el mundo.

Cris dijo...

hola! después de pasar unas navidades en las que veo (como en todas) que lo único que hay es consumismo y en las que no paramos de comer, cena tras cena, comida tras comida, en las que las cantidades son industriales y al final siempre hay algo que se tira, que se desaprovecha, te paras a pensar en que se podía hacer con toda esa comida.
Algunas veces a la gente que pide mi madre le da algo de comer que compro en el super en vez de dinero,y siempre me parece mejor que dar dinero,y muchas veces me planteo que con toda esa comida que sobra en las comidas y se va a tirar se podría calentar y bajársela a la persona que pide en la calle, que pasa hambre, porque ellos lo aprovecharían mucho mejor que el contenedor de basura.

Si en vez de destinar millones de dinero a cosas innecesarias lo hiciéramos en comida, medicinas, hospicios se salvarían miles de vidas del hambre y del frío.

Espero que un día todo esto cambie, y nadie se muera de hambre. Ojala que un día podamos cambiarlo.

Bicos e apertas